¿Uno de tus propósitos es mejorar tu condición física? ¡Nosotros te ayudamos a lograrlo!

¿Uno de tus propósitos es mejorar tu condición física? ¡Nosotros te ayudamos a lograrlo!

Uno de los propósitos más comunes es el realizar ejercicio, éste acompañado de distintos objetivos como bajar de peso, aumentar masa muscular o simplemente mejorar la condición física. Así que, si te decidiste a empezar el año realizando algún tipo de entrenamiento, preparamos este artículo con las recomendaciones para mejorar tu resistencia, fuerza y encontrar el deporte que más se adapte a tu estilo de vida.

¿Por qué es tan bueno hacer actividad física?

El ejercicio no solo impacta en nuestra apariencia, sino también en todos los procesos de nuestro cuerpo, mejorando nuestra salud física y mental. En Nutrioli te compartimos algunos beneficios para motivarte a empezar una rutina deportiva:

1. Mantente en movimiento: tener un peso saludable es fundamental para prevenir y mejorar diferentes enfermedades cardiacas y cerebrovasculares. Ejercitarse es vital para la pérdida de peso, así como para la manutención, ya que nos permite movernos y nos ayuda a mantenernos sanos. Estar activo es muy sencillo, pues situaciones cotidianas como el preferir las escaleras en lugar del ascensor, o la caminata constante pueden marcar la diferencia. Recuerda que la constancia es la clave para lograrlo.

2. Mejora tu estado de ánimo: mantenerte en movimiento es la mejor forma de liberar el estrés, ya que al hacer actividad física se liberan diferentes neurotransmisores como las endorfinas que ayudan a relajar y mejorar el estado de ánimo.

3. Promueve un mejor sueño: practicar deporte de manera regular puede ayudarte a dormir de forma más profunda y disminuir el insomnio, ya que la actividad física puede incrementar los niveles de melatonina, una hormona segregada por la glándula pineal que se relaciona con el sueño.

4. Combate diferentes afecciones: además de una buena alimentación, el ejercicio puede ser la mejor forma de incrementar el Colesterol con Lipoproteína de Alta Densidad (HDL), mejor conocido como “colesterol bueno”, éste es el encargado de reducir los niveles de triglicéridos, lo que significa que las posibilidades de sufrir alguna enfermedad cardiovascular disminuyen, de acuerdo con datos compartidos por el National Heart, Lung and Blood Home (NIH) de Estados Unidos.

5. Aumenta tus niveles de energía: el ejercicio ayuda a suministrar oxígeno a través del sistema circulatorio, lo que ayuda a que el sistema cardiovascular funcione mejor, se incrementa la fuerza muscular y aumenta la resistencia, provocando mayor vitalidad y fortalecimiento de nuestro cuerpo.

Encuentra el mejor tipo de entrenamiento para ti

Aeróbico: es una actividad que eleva la frecuencia cardiaca, implica movimientos repetitivos, rápidos, cortos e intensos. Éste promueve la salud de los pulmones, corazón y arterias. Algunos ejemplos son: el baile, aeróbics, spinning, running, ejercicios funcionales, natación, entrenamientos como el futbol o basquetbol. Es ideal para personas que buscan perder peso o mejorar su estado o condición física. Incluso existen algunas opciones de bajo impacto para quienes presentan alguna lesión o condición que limite la actividad.

Anaeróbico: mejor conocido como ejercicios de resistencia, implica series de movimientos destinados al fortalecimiento y tonificación de diferentes grupos musculares del cuerpo. Algunos ejercicios anaeróbicos son: pesas o máquinas en el gimnasio, sentadillas, flexiones, fondos y diferentes movimientos cargando tu propio peso.

Flexibilidad: es ideal que se tome en cuenta realizar este ejercicio antes y después de cualquier rutina, pues si no estiramos existe el riesgo de que aumente la rigidez, lo que significa que puede existir un mayor riesgo de sufrir lesiones. Procura, al menos, optar por algunos ejercicios de flexibilidad de forma diaria. Si buscas una rutina más completa no dudes en probar: yoga, tai-chi o pilates. También existen entrenamientos que mezclan distintos ejercicios como el jazz o ballet, que mezclan estiramiento con movimiento aeróbico, recuerda que lo mejor es encontrar y realizar lo que a ti más te guste y beneficie.

Mejora tu nivel de resistencia

Se recomienda acudir con un especialista de la salud para que te ayude a elegir la mejor serie de ejercicios que se adapten a tus necesidades, especialmente si sufres de alguna afección o condición médica, ya que cada movimiento puede impactar en tu salud. Aquí te dejamos una lista de consejos esenciales para mejorar tu resistencia y la calidad de tus entrenamientos:

– Si no puedes o no quieres hacer ejercicios de alto impacto, caminar largas distancias a paso lento puede ser un muy bien comienzo. De esta forma te permite nivelar tu respiración y comienzas a fortalecer tus articulaciones. Si consideras estar listo para aumentar el nivel, te compartimos un gran consejo: si sueles utilizar caminadora aumenta la velocidad y elevar la inclinación, de lo contrario aumenta la velocidad y prueba hacerlo en superficies menos planas.

– Alterna los ejercicios cardiovasculares con ejercicios de fuerza, esto con el fin de tener un entrenamiento más completo. Si trabajas con peso, también sería una gran opción optar por rutinas que aumenten el nivel cardiaco, aumenta las repeticiones y/o series. Esto equivale a una clase en el gimnasio acompañado de una rutina de pesas.

– La hidratación es clave antes, durante y después de cualquier entrenamiento físico, ¿por qué? Porque además de evitar la deshidratación, ayudamos al cuerpo a regular las altas temperaturas.

– La clave para el mejoramiento de la condición física sin importar el tipo de entrenamiento que optes es la alimentación. Si no tenemos una alimentación variada y balanceada, nuestro cuerpo se queda sin respaldo de nutrientes.

Para Nutrioli lo más importante es tu salud, por eso te invita a dar el primer paso hacia el cumplimiento de tus propósitos a través de nuestro NutriReto21, un plan de bienestar integral en donde podrás encontrar rutinas de ejercicio, meditaciones guiadas y un plan de alimentación semi personalizada de acuerdo a tu género, edad, peso, estatura y nivel de actividad física.

También te puede interesar:

Creando hábitos: ¿cómo mejorar mi alimentación en 21 días?

ENTRAR

Se acerca el verano: prepara estas 5 ensaladas frescas y saludables

ENTRAR

Beneficios de practicar ejercicios al aire libre con rutinas GAP

ENTRAR