Te decimos cómo cuidar el medio ambiente desde casa

Te decimos cómo cuidar el medio ambiente desde casa

Cuidando tu salud, cuidas al planeta

Cada 22 de abril conmemoramos el Día Mundial de la Tierra, con el fin de generar conciencia sobre nuestra relación con la de todos los seres vivos que nos rodean, así como la importancia de cuidar y preservar cada uno de los recursos naturales que la componen. Fue a mediados de los años 70 que se comenzó a promover este día luego de una serie de movimientos ambientalistas y ecológicos que proponían diversas formas de cuidar y conservar el planeta por el bien de todos. 

Seguramente te preguntarás ¿cuál es la importancia de celebrar este día? Nuestro planeta tiene la capacidad de proveernos una serie de recursos que nos sirven para satisfacer necesidades de distintos niveles como las biológicas, sociales, culturales y hasta económicas, y es nuestro deber preservar cada uno de estos recursos, ya que por muchos años no se han utilizado de forma consciente ni sustentable, poniendo en riesgo las condiciones de la Tierra, alterando el equilibrio ambiental en la que resaltan puntos como:

-Crisis climática 
-Pérdida de flora y fauna 
-Deterioro de la capa de ozono 
-Contaminación excesiva de aire y mares 

Cada acción cuenta 

Clasifica la basura en orgánica (hojas, ramas, cáscaras, semillas de frutas y huesos) e inorgánica que se puede reciclar (papel, cartón, metal, vidrio, plástico y telas). Esto ayuda a disminuir en gran porcentaje los tiraderos de basura y la mezcla de residuos.

Reduce el consumo de energía cambiando los focos de casa por ahorradores de luz, apaga las luces y desconecta aparatos eléctricos cuando no estén en uso. 
Compra productos de limpieza amigables con el medio ambiente y que sean biodegradables. 

Usa tu creatividad y reutiliza, puedes utilizar envases de cristal o plástico como recipientes para guardar, o artículos de decoración. Así mismo puedes llevar Los envases de plástico PET a diferentes sitios de reciclaje.

Cuando vayas al supermercado, no te olvides de llevar tus bolsas ecológicas. Si compras algo pequeño, puedes llevarlo en tu bolso o mochila sin problema. Opta por las compras a granel con el fin de disminuir el uso de empaques, identifica estas tiendas en tu localidad.

¡Cuida el agua! Emplea una tina o cubeta al lavar el auto, no dures en la ducha más de 10 minutos y cierra la llave cuando no la necesites. Recuerda que al lavarte los dientes puedes usar un vaso con agua y evitar desperdicios.

¡Planta un árbol! Ya sea en el parque de nuestra colonia para que nos habituemos a la conservación y motives a tu comunidad de hacer lo mismo, o también puedes crear una pequeña huerta en tu jardín.

Cuando pasees a tu mascota no olvides recoger sus desechos, ya que son una de las principales fuentes de propagación de enfermedades y puede causar molestias entre la comunidad. 
Modera el uso del vehículo particular, haz uso eficiente de tu auto y recuerda revisar la emisión de gases periódicamente; puedes utilizar bicicleta o transporte compartido en medida de lo posible.

Conviértete en vocero con tu familia, tu comunidad y con quienes te rodean, motívalos en el respeto a la naturaleza y las consecuencias de no respetarla. 

Y, ¿qué pasa con nuestra alimentación? 

Recientemente, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, conocido por sus siglas en inglés IPCC de la Organización de las Naciones Unidas, compartió su más reciente reporte sobre las cómo mitigar el cambio climático, afirmando que una modificación en la alimentación puede ayudarnos a hacer frente a la crisis climática. 

El informe resalta que uno de los puntos más preocupantes se debe a que las emisiones de gases efecto invernadero alcanzarán su punto máximo durante los próximos 3 años, por lo que es necesario modificar las políticas de mitigación. Los expertos han afirmado que una de las contribuciones individuales más importantes es la adopción de una dieta más saludable en la que se incluyan frutas, verduras y hortalizas, reduciendo el consumo masivo de carnes y lácteos derivados de origen animal.

-Opta por productos que tengan alta presencia de semillas de origen natural, como el aceite Nutrioli, nuestro aceite puro de soya que presenta una mayor cantidad de ácidos grasos que favorecen la salud cardiovascular.

-Darle una oportunidad a leches o bebidas vegetales como las derivadas de soya, almendras, coco, arroz o nuez de la india. Ya que presentan altos contenidos de fibra y un bajo nivel de grasa, siendo una gran opción para mantener una buena digestión.

-Agrega hortalizas en tus comidas diarias ya que contienen múltiples nutrientes y vitaminas que le aportan a tu cuerpo, proteínas y ayudan a producir altas cantidades de energía.

-Consume frutas y verduras de acuerdo con su temporada. La naturaleza es sabia, por eso nos da distintas frutas y verduras en las diferentes estaciones del año y, además de ser altas en agua, antioxidantes, vitaminas y minerales, nos ayudan a prevenir distintas enfermedades. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo de 5 porciones de frutas y verduras al día.

-Ponte creativa e investiga más sobre las recetas vegetarianas, te puede sorprender la infinidad de platillos deliciosos que puedes preparar, desde un chile relleno de quinoa, tinga de setas, ceviche de soya, lasaña de berenjena y calabacita o unos hot cakes de avena, zanahoria y plátano.

Hagamos conciencia y sumemos nuestro granito de arena al de otras personas. Recordemos que cada una de nuestras acciones cuentan, enseñémosle a los más pequeños a cuidar y respetar todas las formas de vida, desde un árbol, hasta un perro, ¿se imaginan la gran cadena ecológica que podríamos realizar?

Cuidando tu salud, también cuidas al planeta.
Nutrioli, puro sabor, puro de soya. 

También te puede interesar:

Consejos para reciclar tus botellas de aceite vacías

ENTRAR

Beneficios de consumir alimentos orgánicos

ENTRAR

10 consejos para cuidar el medio ambiente desde casa

ENTRAR